Piedras Negras, Coahuila.- Sanjuana Martínez la multimpremiada periodista mexicana convertida en icono internacional de investigaciones sobre curas pederastas afirma que es una realidad el encubrimiento del Obispo de Piedras Negras en el caso del presunto pederasta Juan Manuel Riojas Martínez el "Padre Meño".

Nombrada por la revista Forbes como una de las 50 mujeres más poderosas de México por su prestigiosa carrera que se remonta a más 20 años de investigación en la pederastia clerical  plasmada en su obra de exitosos libros publicados, Sanjuana Martínez es tajante al señalar que el encubrimiento de Garza Treviño podría tarase de un delito  incluso mayor al del Padre Meño.

"El padre Meño lleva años abusando de menores y su principal cómplice ha sido  del Obispo Alonso Garza porque sabiendo desde hace mucho de los delitos que había cometido, como lo demuestra el caso del otro ex smeinarista Ignacio Martínez, lo puso al frente del seminario. Su delito es mucho mayor al del padre Meño", afirma.

San Juan Martínez inició sus investigaciones sobre abusos sexuales de curas desde su corresponsalía en el Vaticano décadas atrás cuando estuvo inmersa en la indagación periodística del pederasta por antonomasia del clero Marcial Maciel.

   

Su trabajo periodístico permitió entablar las primeras denuncias de las victimas en las cortes de Estados Unidos contra el cura pederasta Nicolás  Aguilar quien abusó sexualmente de más de 100 niños.

Sin embargo Sanjuana Martínez contrasta la impunidad  que existe en México donde la Iglesia Católica no ha indemnizando a ninguna de las víctimas, mientras que en Estados Unidos el sistema judicial ha obligado al clero a desembolsar más de 2 mil millones por abusos sexuales  contra menores cometidos por 5 mil sacerdotes.

“Los crímenes sexuales de curas son de lesa humanidad, en eso se han convertido,  en México la impunidad es la constante por eso ningún obispo ha sido procesado en toda la histórica de México.

Por ello la periodista Sanjuana Martínez quien se encuentra ya investigando el caso de los abusos sexuales denunciados en la diócesis de Piedras Negras, reitera que Alonso Garza debe ser procesado judicialmente. Sería entonces la primera ocasión en la historia de México en que un obispo es sometido a la justicia por encubrimiento de pederastia.

 

Bottom Banner - Visita Galeria