TOP BANNER - LAS NOTICIAS

7 de diciembre de 2015.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió ayer que “destruirá” al grupo Estado Islámico y afirmó que el sangriento ataque contra una oficina pública en California, que dejó 14 muertos, fue “un acto de terrorismo”.

Aunque el Presidente de EU descartó enviar tropas de su país para combatir sobre el terreno al EI en Irak o Siria, destacó la estrategia internacional de la lucha antiterrorista.

Obama apuntó que la pareja que el miércoles realizó el ataque en San Bernardino, California, inició “el oscuro camino de la radicalización, abrazando una interpretación pervertida del Islam, que pide por una guerra contra Estados Unidos y Occidente”.

El EI “no habla por el Islam. Son matones y asesinos. Un culto de la muerte. Representan una fracción ínfima de más de mil millones de musulmanes en todo el mundo”, dijo.

Bottom Banner - Visita Galeria